lunes, 4 de marzo de 2013

Mal de ojo

Lunes. 8:30 de la mañana. Suena el despertador. Hoy me espera mañana movidita.


Lo primero que he hecho ha sido ir a recoger el ansiado título de bachillerato. Oficialmente. Ya está entre mis manos.
Allí he visto a mi amiga Laura. Lleva sin verla desde navidad. La echaba mucho de menos. Gracias por ese achuchón. Me ha sabido a gloria. Te adoro.
Está haciendo segundo de bachillerato y desde aquí le deseo toda la suerte del mundo para estos duros meses que le quedan. Y para selectividad. Lo hará bien.

Hasta aquí todo bien. Pero se han empezado a cruzar todos los astros contra mí. Me decido a comprar la VOGUE de este mes y resulta que está agotada. No pierdo más tiempo. Son las 9:30 y en tres cuartos de hora he quedado en Atocha.

He llegado con normalidad. En los tornos de la renfe me esperaba mi prima J.
Sacamos el billete, hacemos trampas. Ponemos como destino final dos paradas antes para evitar pagar un euro más. En Madrid somos así.

Subimos al tren y un cuarto de hora después nos damos cuenta de que nos han cambiado dde vía. Nos toca volver a Atocha. Ya no llegamos a Alcalá a las 11 para ver a nuestro primo C ni de cachondeo.
Pero somos cabezotas, no sabría decir quién más de las dos.
Nos subimos al tren correcto y una parada antes de llegar a Alcalá sube el revisor. Jamás he visto a un revisor en ese trayecto. Pues tenía que estar hoy, hoy que llevo un billete más barato. Resultado: multa de 12 euros. No ha sido mucho pero da rabia ¡con lo caro que es el transporte público!

Lógicamente no hemos llegado a la hora del recreo. Pero hemos conseguido ver a C. Y a sus amigas. Las conocía de oidas. Me sé su vida de memoria pero no las conocía en persona. Hoy ha sido el día. La hora que hemos estado juntos ha estado bien. Ya valía de mala suerte por hoy.

A la vuelta he pagado el billete correcto. No quería otra multa. Nos hemos cruzado con una gitana vendiendo romero. No hemos comprado ninguno. ¿Nos habrá echado un mal de ojo?

7 de la tarde: me voy al médico. No soy yo de médicos. De hecho hace años que no voy, pero esto ya no se puede aplazar más. Tengo dolor de estómago desde hace tres años y mi madre me ha "obligado" a hacerme alguna prueba para saber lo que tengo. Solo espero que no sea nada grave.
Mi madre me espera. Os contaré que me dicen.

Lunes ajetreado, pero por pasar tan solo una hora con J y C vale la pena pagar 12 euros de multa.


1 comentario:

Miss Coco dijo...

A veces hay días así. Tu continúa optimista que ya verás que todo va ir genial!!!
Un besito
WWW.JUST-COCO.COM